Contenidos para la preparación del examen de selectividad. El pase a la Universidad.


Cerca de 1000 temas desarrollados. El portal de referencia para el estudiante de bachillerato. Año 2 -











Preparar la selectividad pretende ser una herramienta que facilite al alumno de bachillerato la preparación de los exámenes de la selectividad. Exámenes que en buena parte dirigirán y enfocarán el futuro académico y profesional del alumno.


El acceso a la universidad comienza con la realización de estas pruebas. La necesidad de alcanzar una calificación que permita comenzar los estudios universitarios deseados, llena de una presión exagerada al estudiante.


Sería necesario por parte de los docentes inculcar al alumno que el examen de selectividad "no es nada del otro mundo" es una examen más, como muchos que se han hecho a lo largo del año. La única diferencia es que se realizan muchos exámenes en tres días. Pero el porcentaje de aprobados está ahí

domingo, 31 de julio de 2011

Estilo y comicidad del Tartufo de Moliere

El Tartufo es una comedia de caracteres: obra cuyos personajes vienen definidos por uno o varios
rasgos psicológicos y simbolizan un aspecto de la naturaleza humana o una condición social.
La comicidad del Tartufo se encuentra en las situaciones planteadas, en el lenguaje utilizado y en el carácter de algunos personajes:
- Con frecuencia la risa brota de las situaciones planteadas: muchas veces se mezclan situaciones
cómicas con otras patéticas. De las situaciones cómicas planteadas en la obra destaca, sobre todo, el momento en que Orgón, escondido debajo de la mesa y levantando de vez en cuando el tapete que la cubre, descubre las verdaderas intenciones de Tartufo, quien acosa a su Elmira, en una situación difícil para ella. También son cómicos los numerosos intentos fallidos de Orgón para pegar a Dorina en diferentes momentos de la obra.
- Molière consigue también efectos cómicos con el lenguaje, sobre todo, con la mezcla de distintos
lenguajes (en el personaje de Monsieur Leal, que aparece al final de la obra, se mezcla el lenguaje
jurídico y el devoto); con la ironía que encontramos en el lenguaje de Elmira y de Dorina; y también con la repetición de algunas frases como el famoso “¿Y Tartufo? –Qué alma de Dios-”, repetido constantemente por Orgón, y también por Dorina al final de la obra de forma irónica. Es destacable que cada personaje utiliza un registro idiomático adecuado a su posición social y a su carácter.
- Por último, la comicidad también se encuentra en el carácter de algunos personajes:
Orgón se convierte en un ser idiota, intratable y loco bajo la influencia de Tartufo; y es colérico y exagerado cuando sale de su engaño.
Tartufo tiene un aspecto bufón que hace reír: Dorina lo describe como un ser “gordo y rollizo,
reluciente, colorados los labios…”, y sin embargo por sus palabras hipócritas se presenta como
alguien que renuncia a los placeres de la vida. En este contraste entre el hombre real y el hipócrita está la comicidad de Tartufo. Por ejemplo, provoca la risa cuando le tiende un pañuelo a Dorina para que oculte su pecho descubierto generosamente a propósito.
Dorina es el otro gran personaje cómico de la obra: constantemente dirige muecas y miradas al
público creando complicidad con él. Pero no es una criada ridícula y tonta, sino simpática, valiente
e inteligente. Su sana alegría sirve para romper la tensión en determinados momentos y su papel es muy importante en la obra.
RELEVANCIA DE LA OBRA
El Tartufo sigue admirando a los espectadores actuales por muchas razones:
- el vigoroso trazado de sus caracteres, especialmente el de los protagonistas;
- el hábil desarrollo de la trama, en la que alternan las escenas cómicas y las dramáticas;
- lo acertado de su sátira, ceñida a su época pero que no ha perdido vigencia;
- su gran carga de humor, que lo mismo proviene de los personajes, que de la situaciones o del
lenguaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada