Contenidos para la preparación del examen de selectividad. El pase a la Universidad.


Cerca de 1000 temas desarrollados. El portal de referencia para el estudiante de bachillerato. Año 2 -











Preparar la selectividad pretende ser una herramienta que facilite al alumno de bachillerato la preparación de los exámenes de la selectividad. Exámenes que en buena parte dirigirán y enfocarán el futuro académico y profesional del alumno.


El acceso a la universidad comienza con la realización de estas pruebas. La necesidad de alcanzar una calificación que permita comenzar los estudios universitarios deseados, llena de una presión exagerada al estudiante.


Sería necesario por parte de los docentes inculcar al alumno que el examen de selectividad "no es nada del otro mundo" es una examen más, como muchos que se han hecho a lo largo del año. La única diferencia es que se realizan muchos exámenes en tres días. Pero el porcentaje de aprobados está ahí

jueves, 17 de octubre de 2013

Aprende inglés y aprenderás idiomas

Queramos o no, las corrientes sociales, culturales y político-económicas de la comunidad internacional imponen ciertos requisitos indispensables de los que no podemos desprendernos. A día de hoy vivimos en un mundo que está por completo dominado por la globalización, un fenómeno y una forma de vida que ha afectado a todas las sociedades de los países desarrollados. La apertura de las fronteras nacionales hacia un nuevo modelo económico y cultural global ha propiciado que las potencias modernas se encaminen hacia una figura de confluencia de culturas y sociedades en las que los puntos en común son muchos más numerosos que los divergentes.
                Con la globalización hemos visto cambiar muchos aspectos de nuestros modelos de vida, pero sin duda alguna uno de los factores que la hace posible es la comunicación. Y para poder comunicarse es indispensable abrir nuestras mentes al aprendizaje de nuevos idiomas, lo que se ha convertido en un imperativo categórico para todo aquel que busque un prometedor futuro profesional y, por qué no, personal.
                Entre todas las lenguas del mundo, la principal es el inglés, que con los años se ha convertido en la lingua franca del planeta. Ello quiere decir que es el idioma vehicular que emplea la comunidad internacional. De ahí que su importancia sea tal y que se haga tanto hincapié en la necesidad de aprenderlo.
Mientras que para muchos aprender una lengua diferente a la suya es cuestión de unos meses, otras personas no tienen tanta facilidad y han de dedicarle mayor esfuerzo. Incluso a día de hoy el inglés supone para muchas personas una auténtica pesadilla.
No obstante, ante las posibles dificultades individuales, existen métodos que facilitan el aprendizaje del inglés. Ya ha quedado demostrado que en nuestro país el enfoque de aprendizaje y de formación tradicional es ineficaz. Gracias al reconocimiento de nuestras deficiencias en el sistema educativo, podemos saber perfectamente qué es lo que funciona para aprender el idioma, que no es otra cosa que hacerlo en un país que lo tenga como lengua oficial y que ofrezca una educación lingüística de calidad. En este sentido, hacer un curso de inglés en Londres te puede ayudar mucho, ya que cuentas con una amplia oferta de centros de idiomas especializados en la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Los docentes se han formado para poder ayudar a hablantes extranjeros, y las clases están diseñadas sobre una base puramente comunicativa, pues el objetivo es aprender a comunicarse en inglés.
Además, el hecho de estudiar en un país cuya lengua es el inglés te obligará a estar plenamente involucrado con su práctica: prensa, televisión, vida cultural, actividades cotidianas... Todo habrás de hacerlo practicando el idioma, lo que no solo favorece el aprendizaje, sino que también lo acelera.
Así mismo, aprender un idioma implica otras ventajas de las que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta. Los beneficios cognitivos que supone aprender lenguas han quedado demostrados por numerosos estudios, que atestiguan que favorece el desarrollo del cerebro y, por consiguiente, de otras habilidades personales intelectuales.
Por ejemplo, la capacidad de reacción aumenta al saber hablar dos lenguas, así como la facilidad para realizar operaciones simultáneamente; lo hace también la capacidad de resolución de problemas, y la creatividad se ve incrementada. La atención selectiva es otra de las ventajas de saber hablar dos lenguas, lo que nos permite discernir lo que es importante de lo que no y centrarnos en ello.
El deterioro del cerebro se previene al potenciar muchas de sus capacidades que, aun presentes, muchas veces no tienen la fuerza necesaria. De ahí que, una vez se ha aprendido un idioma, resulte mucho más fácil sumergirse en el aprendizaje de uno nuevo, incluso si las bases lingüísticas no son siquiera similares. No tienes más que observar a aquellas personas que han tenido la suerte de crecer en un entorno bilingüe y cuentan con dos lenguas maternas. Su capacidad de reacción no solo es visible cuando cambian de un idioma a otro, sino que también lo es por lo fácil que les resulta pasar a una actividad distinta sin perder el foco de atención.

Sí, aprender inglés no es algo sumamente sencillo, pero sí es más que posible. Y una vez que lo sepas hablar, ¿por qué no aprovechar la ventaja y encaminarte en un nuevo rumbo lingüístico?